top of page

AUTISMO: MITOS Y REALIDADES. Parte 2



En este artículo continuaremos hablando sobre algunos mitos y realidades sobre el TEA ya que de esta manera podemos proporcionar información real sobre este trastorno que puede ayudar como orientación a las familias que tienen sospechas o un diagnóstico de TEA.


1.    Se debe a la vacuna triple viral.

Durante mucho tiempo se pensó que el autismo estaba íntimamente relacionado con la aplicación indiscriminada de vacunas. Actualmente algunos padres optan por no vacunar a sus hijos, sin embargo, actualmente no existe ningún artículo científico aprobado que compruebe que hay una correlación entre la aplicación de vacunas y el TEA.

 

2.    Dependen de sus padres toda la vida.

Este es un mito sobre el autismo muy popular dentro de la sociedad. Para aclararlo debemos recordar que el autismo no es una enfermedad, sino un síndrome de disfunciones neurológicas que se manifiestan en el área de la conducta. Por lo tanto, el grado de afectación estará ligado al tipo de trastorno autista que presente el individuo. Depende de ello entonces, el cuidado que debe recibir el niño (a) por el resto de su vida, ya que existen casos en los cuales el individuo con TEA es capaz de ser autosuficiente como cualquier individuo neurotípico. Así como casos de personas con TEA tan severo que necesitan cuidado continuo para realizar adecuadamente su vida cotidiana.

 

3.    Tienen problemas neurológicos.

Algunos niños (as) con TEA pueden presentar problemas de tipo neurológico y estos pueden ser una limitante para su capacidad intelectual, su autoestima, relaciones sociales, entre otros. Algunos estudios mencionan que 7 de 11 niños con TEA presentan macrocefalia; así mismo se ha relacionado el TEA con la pérdida de células de Purkinje, así como con anomalías en los 3 núcleos del cerebelo.  Estas conexiones pueden explicar muchos de los síntomas del TEA, si recordamos que el cerebelo tiene como funciones integrar los nervios sensitivos con los motores, y su alteración indica desordenes de los movimientos precisos, la postura y el aprendizaje motor de las actividades que se llevan a cabo con manos, pies o extremidades completas.

 

4.    Es hereditario.

El TEA no tiene una etiología concreta; sin embargo, diversos estudios han proporcionado información respecto a algunas anomalías genéticas que comparten individuos con TEA. Algunos individuos muestran características comunes en la alteración de la secuencia de algunos genes. Sin embargo, no son determinantes ya que sólo el 10% de los casos de autismo se deben a alteraciones de un único gen y anomalías citogenéticas.

 

5.    Es contagioso.

Como ya mencionamos anteriormente el TEA es una alteración en el neurodesarrollo y se caracteriza por tres déficits básicos: el verbal, el comunicativo y el afectivo; está acompañado de conductas obsesivas y persiste toda la vida. Por lo que es imposible se transmita de un individuo a otro.


Finalmente podemos decir que el TEA es un trastorno multifactorial, por ello es complicado definir cuál es su etiología concreta.


La creciente incidencia del autismo y el conocimiento insuficiente respecto a su etiología, sintomatología, diagnóstico y pronóstico dan pie a numerosas suposiciones que en ocasiones distan mucho de la realidad, por lo que es fundamental que si observas algunas características en la conducta y desarrollo de algún niño (a), te acerques con expertos en el tema que te puedan apoyar a realizar un correcto y temprano diagnóstico, para poder brindar la atención necesaria que requiere un niño (a) con TEA y mejorar su calidad y expectativa de vida.

 

 

Psicóloga Guadalupe Anaya

 


Biografía

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page