Buscar
  • infoneurowell

Depresión en niños: prevención, detección y tratamiento

La depresión en niños es un trastorno cada vez más frecuente, el cual debe prevenirse, detectarse y tratarse a tiempo


La depresión es una alteración constante del estado anímico que se traduce en sentimientos de tristeza, ira, frustración o desesperanza.

Si bien es cierto, estos sentimientos forman parte de la condición humana en todas sus etapas, debe prestarse atención a la forma y frecuencia con la que se manifiestan, dado que pueden ser alerta de un trastorno anímico profundo: depresión.

Es importante, por ejemplo, observar las posibles causas que los originan. Cada vivencia del ser humano trae consigo una reacción distinta, dependiendo de las emociones que la misma despierte.

En ese orden de ideas, un sentimiento como la tristeza debe tener un origen que explique su existencia. No es normal que se presente repentinamente, tampoco, que la misma se manifieste constantemente.

La niñez es una etapa vital en el desarrollo humano, ella provee las primeras experiencias de interacción social, escolar y familiar. Es un proceso en el que constantemente se absorbe información del mundo exterior.

Los niños son perceptivos por naturaleza, están en constante exploración y descubrimiento, por lo tanto, todo lo que pasa a su alrededor originará en ellos alguna reacción.



¿Cómo detectar a tiempo la depresión infantil?


El reto es enorme para padres, tutores y profesores, pues a su cargo está el bienestar de un niño; por lo tanto, una de sus responsabilidades, será la de estar atentos a factores de riesgo que den indicios de una manifestación de depresión infantil.

A continuación se relacionan aspectos fundamentales que permitirán detectar señales de un posible episodio depresivo.

· Observación: es el primer factor a tener en cuenta para la identificación temprana de posibles síntomas de depresión.

· Tristeza no es lo mismo que depresión: identificar sus diferencias permitirán tomar las acciones adecuadas en cada una.

o La tristeza es una reacción a situaciones determinadas; es un estado normal del ser humano que le permitirá aceptar y adaptarse a la sensación que produce un evento infortunado.

o La depresión, por su parte, se puede presentar de manera sorpresiva, sin que haya, necesariamente, situaciones que la produzcan; además, su frecuencia es más constante.

· Comportamiento agresivo: la tristeza frecuente y sin aparente justificación, no es la única señal que se debe tener en cuenta, los cambios de humor también alertan sobre posibles alertas de un estado depresivo.

· Pérdida de interés: es un factor determinante detectar la falta de interés hacia determinadas actividades que los hijos realicen. Entre ellas, el estudio, labores cotidianas o juegos.

· Trastorno en hábitos alimenticios: el exceso de apetito o la ausencia de este, también es una señal a la que debe prestarse atención de manera inmediata.

· Alteraciones del sueño: dormir excesivamente o dificultades para conciliar el sueño son síntomas frecuentes en un niño con depresión.

· Pérdida de energía: relacionada con la falta de interés, la fatiga constante y sin explicación es un aviso de que algo en el comportamiento del niño no está bien.

· Falta de concentración: aunque los niños puede distraerse con facilidad, la falta de concentración en ciertas actividades y el déficit de atención, son indicios de posibles episodios depresivos o trastornos en su salud mental.

· Sentimiento de culpa o señales de suicidio: son síntomas directos que alertan sobre la presencia de un problema psicológico grave que puede ser depresión u otro tipo de trastorno psicológico.

La observación y monitoreo de estos y otro tipo de comportamientos, son indispensables para la detección de episodios de depresión y para la ejecución de acciones inmediatas que permitan un tratamiento adecuado.

De acuerdo con Faros, magazine especializado del SJD Sant Joan de Déu, si se observan más de cinco síntomas por un lapso mayor a dos semanas, se puede considerar que está pasando por un trastorno depresivo.

No obstante, la depresión también puede presentarse con una menor cantidad de síntomas, lo que puede dificultar su detección temprana.


Tratamiento de la depresión en niños


Es importante la diferenciar una reacción a un evento determinado a una manifestación constante de algunos de los comportamientos señalados.

En el primer caso, los padres o tutores, pueden ayudarle al menor a entender las razones que han producido en él tristeza, frustración, irritabilidad, entre otras reacciones.

En el segundo caso, a acción inmediata debe ser la de buscar apoyo de un especialista en neuropediatría que pueda diagnosticar un posible trastorno psicológico, entre estos, depresión.

Los tratamientos más comunes realizados por los especialistas, se encuentran:

· Terapia conductual

· Terapia interpersonal

· Terapia familiar

· Tratamiento farmacológico

· Psicoterapia y tratamiento con antidepresivos

En todos los casos, será el neuropediatra quien decida el procedimiento adecuado para el estado depresivo que el niño presente.


¿Cómo prevenir la depresión en niños?


La comunicación es un factor determinante para la prevención de la depresión y otros trastornos psicológicos.

Es necesario genera espacios de confianza, en los cuales la comunicación sea el eje fundamental, dado que a partir de esta, los padres podrán identificar las reacciones de sus hijos en diversas circunstancias.

El acompañamiento también es pieza clave. Padres, tutores y profesores, deben brindar espacios en los cuales expliquen a los niños las diferentes emociones que enfrenta en el ser humano durante las diferentes etapas de la vida.

Explicar, por ejemplo, que la tristeza, el enfado o la frustración, son reacciones completamente normales que las personas deben afrontar, aceptar y superar. También, que son experiencias que fortalecerán la comprensión que el ser humano tenga de la vida misma.

La observación, como se anotó anteriormente, también es fundamental en la prevención de la depresión, en la medida que le permitirá al adulto tomar decisiones oportunas que terminen en una alteración permanente del estado anímico del menor.

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo