top of page

IMPORTANCIA DEL DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO EN EL DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD





(TDAH)

“El TDAH no es una excusa, es una explicación.”


La organización mundial de la salud (OMS), refiere que a nivel mundial existe una prevalencia del TDAH, del 5% y en el caso de México, sin tener una cifra precisa, se estima que afecta a casi un millón y medio de niños y niñas menores de 14 años.

Es un problema de salud pública que afecta el desarrollo y la calidad de vida de las personas. Inicia antes de los seis años con una incidencia del 5 al 7% en niños y un poco más bajo en niñas; en la adolescencia prevalece los síntomas y en la adultez persiste hasta un 50%.


La directora del Laboratorio de Neuropsicología y Psicofisiología de la Facultad de Psicología de la UNAM, Feggy Ostrosky, explico que del 19 al 37% de quienes los padecen, presenta algún tipo de trastorno en el estado de ánimo como depresión, disturbio bipolar y distimia.


Del 25 al 50% de las personas manifiestan síntomas de ansiedad y del 32 al 53% tiene problemas con el abuso del alcohol y la cocaína, además hasta un 28% sufre e alteraciones de la personalidad y conducta antisocial.


Aproximadamente la mitad de los niños con este trastorno continúa presentando los síntomas en la edad adulta, y tiene problemas en las relaciones emocionales y de pareja.


Pueden presentarse periodos irregulares de atención en la enseñanza de reglas básicas como la decodificación de lenguaje, el deletreo y la aritmética, lo que afectará en rendimiento escolar.

 

En la adolescencia puede haber problemas cognitivos, sociales y emocionales. Los rasgos más comunes son la incapacidad para mantener y terminar un objetivo, así como la inmadurez emocional y la baja autoestima.


Es importante visibilizar este tipo de trastornos y en general cualquier trastorno de salud mental porque es una condición que puede mejorar con el tiempo y si se dan intervenciones tempranas, su capacidad de concentración, atención y sus mecanismos compensatorios pueden ser suficientes como para que tenga un buen aprendizaje y desarrollo social”. A demás de disminuir el riesgo de incrementar las comorbilidades que pueden afectar de manera importante la vida de las personas con TDAH.

 


Psicóloga Guadalupe Anaya

 

REFERENCIA

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page