top of page

INSOMNIO POR CAUSAS HORMONALES




El sueño es esencial para restaurar nuestro cerebro y sistema nervioso a la funcionalidad completa cada noche. Cuando no tenemos una buena noche de sueño, puede provocarnos enlentecimiento, dificultad para concentrarnos, malhumor o irritabilidad. Si los problemas para dormir se mantienen en el tiempo, podrían convertirse en la puerta de entrada a enfermedades metabólicas y mentales.


Muchas veces, podría resultar difícil que, a la primera, demos con el clavo determinando la causa de nuestros problemas para dormir. Por lo general, puede surgir la hipótesis de que el insomnio es producto del estrés, ansiedad, depresión o algún otro padecimiento, sin embargo, hay muchas otras razones que pueden pasarse por alto en el diagnóstico.


Los mecanismos por los que se produce este efecto es una cascada de acontecimientos biológicos que tienen lugar en nuestro organismo cuando nos estresamos a nivel hormonal y neuronal, por los que se producen alteraciones en la segregación de sustancias como el cortisol, que inhibe y suprime el sueño, así como de la prolactina, estrógenos, progesterona, testosterona, insulina y la melatonina, muy relacionadas con la regulación de los ciclos del sueño, estados anímicos, percepción del dolor, etc.

Las hormonas son mensajeros químicos que funcionan como moléculas mensajeras en el cuerpo. Estas hormonas son responsables de mantener en orden funciones del cuerpo, tales como:


· Hambre, apetito y azúcar en la sangre.

· El ritmo circadiano y el ciclo de sueño-vigilia.

· Función sexual.

· Temperatura corporal.

· Salud cardiovascular.

· Reparación de músculos y tejidos.


Una buena noche de sueño es crucial para la producción y secreción de hormonas saludables. La mala calidad y cantidad de sueño pueden imposibilitar adecuados niveles hormonales, además de la manera en la que se producen las hormonas y sus interacciones. Esto puede acarrear un desequilibrio hormonal, así como cualquier otra enfermedad que pueda resultar del mismo, como afectación de la tiroides, disfunción sexual e incluso trastornos del sueño.


Alteraciones hormonales y su influencia en el insomnio


Según expertos, en el mecanismo de producción del insomnio existe un estado de hiperactivación psicofisiológica en el que participan la actividad cerebral, el sistema nervioso y el sistema endocrino. Este estado de gran alerta puede ser secundario a una activación descontrolada del sistema de respuesta al estrés mediado por la hormona llamada cortisol.


Algo fundamental en el sistema hormonal es el ritmo circadiano, que se trata de los cambios físicos, mentales y biológicos que se producen rítmicamente durante 24 horas. El sueño es el ejemplo más claro. La melatonina es una hormona que viene a ser como el marcapaso que regula el sueño, y su estímulo más importante es la exposición a la luz solar, por eso se usa en el tratamiento de los trastornos circadianos del sueño y en los trastornos afectivos por estaciones.


Dentro de otras alteraciones hormonales, el hipotiroidismo y el síndrome de ovario poliquístico pueden afectar la calidad del sueño, al poder provocar apnea del sueño. Los pacientes que presentan estas condiciones, con frecuencia exhiben cansancio, cefalea, mal dormir, excesiva somnolencia diurna, malestar general, sueño no refrescante y muchos otros síntomas causados por el desorden hormonal.


¿Qué hacer para dormir mejor? Consejos para dormir bien a pesar del descontrol hormonal


Plantearse un tratamiento del insomnio debe partir de un diagnóstico que haya descartado o confirmado alteraciones hormonales que pueden derivar en enfermedades endocrinológicas. Algunos consejos que te sugerimos tomar en consideración son:


· Medidas de higiene de sueño: tener un horario regular para entrar a la cama y para despertarse. Ir a la cama solamente si se tiene sueño. Evitar siestas largas, y en horas de la tarde.


· Disminuir consumo de alcohol.


· Evitar ingesta de café y bebidas estimulantes después de las 4 pm.


· No tomar fármacos sedantes-hipnóticos antes de acostarse si no son recetados por un especialista en la materia.


· No consumir comidas copiosas en la cena.


· Mantener la recámara con buena ventilación, temperatura y luz adecuada y lo más libre de ruidos externos.


· Evitar el estrés por la noche.


· Realizar ejercicios físicos en la tarde, pero no después de las 6 pm.


· Practicar ejercicios de relajación y si es posible, de meditación antes de dormir.




Tec Coach. Priscilla de León



Ref. bibliográfica

https://medlineplus.gov/spanish/insomnia.html

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page